martes, 19 de septiembre de 2017

Huracán Catalina

Columna de opinión publicada también en Estrella Digital.
Esperamos el advenimiento del 1 de octubre como si de una plaga bíblica se tratara, reacción similar a la llegada de un pariente cercano al huracán Irma, que ha asolado en las últimas semanas Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Cuba, otras islas cercanas menos conocidas y Florida.
En Estados Unidos un responsable federal de emergencias anunció para tranquilizar que el ciclón iba a arrasar varios Estados, el gobernador de Florida recomendó rezar como mejor reacción al asunto y circulan otras majaderías por internet que no ocultan que los resultados han sido menos apocalípticos de lo anunciado y aún así desastrosos, más de 80 muertos, destrozos materiales multimillonarios y al menos seis millones de estadounidenses evacuados y otros tantos sin suministro eléctrico.
La ocasión permite aprender del tema, como que huracán, tifón y ciclón son la misma cosa dependiendo del lugar donde sopla. O la terrible relación entre PIB per cápita y balance de víctimas, viendo catástrofes naturales en el sudeste asiático, los daños son mucho mayores en construcciones débiles por la capacidad económica de sus inquilinos y también por la falta de solidez de los edificios en las zonas turísticas.
Y descubrimos algo realmente sorprendente, que el censo de viviendas del Caribe y Florida no parte de cero cada mes de octubre. Es decir, que no todo sale volando, que es posible preparar tu casa contra huracanes.
Aparte de los siempre aconsejables cimientos y ladrillos, la clave está en la instalación de contraventanas o shutters anti huracanes, que se parecen sospechosamente a las ventanas habituales enrollables en esta península al suroeste de Europa, seguro que más reforzadas y algunas de ellas con la apariencia del cierre metálico de algunos comercios.
Otra alternativa son cristales con un grosor y resistencia suficiente contra huracanes de tamaño medio.
Vehículo tuneado a la entrada de una miniexposición nostálgica instalada
en el Congreso de homenaje a 40 años de las elecciones generales
de junio de 1977 (PND).
En cuanto a España, el edificio institucional español no ha sido reforzado contra huracanes políticos en los últimos cuarenta años, que se puede explicar por el esfuerzo realizado en su primera construcción improvisada con éxito y la satisfacción de sus arquitectos, aún mayoritariamente en activo o en la reserva, hoy con más genio que fuerza o propuestas y ninguna gana de reinventarse.
Cualquier vistazo a las escrituras de 1978 y su contraste con la realidad muestra que se ha ido creciendo mucho, pero sin permiso de obras y sin proyecto visado por el colegio de arquitectos.
El edificio aguantó mal que bien hasta comienzos de esta década con la crisis financiera-económica-institucional-social, se consiguió salvar los muebles despidiendo al presidente de la comunidad y al administrador, pero no se cambió un ladrillo.
Cinco años después llega el huracán independentista y tampoco es momento para reformas.
La experiencia enseña que a una catástrofe acompaña siempre el toque de queda, porque aparecen voluntarios para aprovecharse del desastre, e incluso algunos se muestran dispuestos a reinar entre los escombros.
En las actuales circunstancias sorprendentemente nadie propone como solución una nueva sustitución de presidente y administrador, que ha metido además la mano en la caja de la Comunidad, por lo que solo queda rezar con el gobernador de Florida, compartir el miedo con los responsables de emergencias y, llegado el caso, bajarnos de los tacones de aguja como Melania Trump para pasearnos entre las ruinas.
Septiembre es un mes propicio a los huracanes, atmosféricos en el Caribe y políticos en Cataluña. Pero eso ya lo sabíamos en agosto. Antes de la reforma inevitable habrá que hacer balance de daños.
Cuando se cambia de coche uno tiene siempre la sensación de que ya no se fabrican vehículos como los de antes, una impresión que la realidad desmiente.
El Mercedes-Benz 450 SEL blindado que utilizó el rey Juan Carlos y la familia real durante los primeros años de la democracia -225 caballos, velocidad punta de 210 kilómetros por hora- acaba de ser subastado por 39.500 euros.
En el Salón Internacional del Automóvil de Fráncfort se presentan estos días vehículos eléctricos que duplican sus prestaciones.

martes, 12 de septiembre de 2017

Seguridad interior, con vistas al mar

Columna de opinión publicada también en Estrella Digital.
Los 28 países de la Unión Europea (incluido Reino Unido, en el club hasta que se demuestre lo contrario) destinan más dinero público a la seguridad interior que a la exterior, invierten más fondos en financiar policías, sistema judicial, prisiones y bomberos que en fuerzas armadas.
Según datos conocidos este agosto del organismo estadístico de la UE, Eurostat, en orden público y seguridad interior los presupuestos de los países miembros suman 256 mil millones de euros (en 2015), cifra que representa el 1,8% del Producto Interior Bruto de la UE.
Siguiendo la misma fuente, el  gasto conjunto de la UE en defensa militar ronda los 200 mil millones de euros, que supone el 1,4% de la economía europea anual.
Para los objetivos de esta columna se puede equiparar el gasto español en ambos conceptos con el continental, aunque estemos porcentualmente algo por encima en el primero y algo por debajo en el segundo.
A partir de aquí las conclusiones, la primera de ellas que en ausencia de una amenaza existencial para el europeo (no así para el coreano y sus vecinos), los responsables políticos de Europa deciden invertir más recursos en mantener la tranquilidad interior que la exterior.
Se puede interpretar además que el gasto público en seguridad interior tiene menos rechazo ciudadano que en seguridad exterior, por si el gobernante tuviera en cuenta la opinión ciudadana en estas decisiones.
Sucede sin embargo que la amenaza criminal no conoce fronteras, tampoco las tecnologías que se inventan para luchar contra ella, por lo que ya es un tópico referirse a los difusos límites entre la seguridad doméstica y exterior.
Lo más razonable por tanto es hablar de la seguridad como un todo, de la que colgarían los medios para garantizarla, y en esta línea contamos desde septiembre de 2015 con una Ley de Seguridad Nacional y un Consejo de Seguridad Nacional con una visión global del asunto. Cosa distinta es que sólo se hable de esa ley como posible instrumento contra el desafío independentista en Cataluña.
Al margen de la naturaleza de riesgos y amenazas, a difuminar límites entre seguridad interior y exterior contribuye que se utilizan con frecuencia argumentos domésticos para justificar las intervenciones militares en el exterior y razones externas en la lucha contra la delincuencia en territorio nacional, con mucho o poco fundamento, normalmente escaso.
Tendencia que convive sobre el terreno con fuerzas policiales cada vez más a menudo realizando tareas de seguridad dura (la Guardia Civil lleva años en Mauritania por tierra, mar y aire) y fuerzas militares desplegadas en tierras lejanas realizando tareas policiales.
A esto se podría añadir, sólo para confundir, otra información conocida este verano, la intención del presidente norteamericano de volver a permitir la compra de material militar por parte de las policías de ese país, tras una decisión de Obama en sentido contrario, lo que promoverá la imagen de armas largas y vehículos militares por EEUU, más la Guardia Nacional que se activa cuando los ciclones lo hacen necesario. En este caso la explicación bien puede ser una salida razonable al material militar excedentario tras el repliegue de Afganistán.
Ante las crecientes dificultades de algunos Gobiernos para convencer al ciudadano de la necesidad de un incremento del gasto en Defensa bien podría utilizarse aunque fuera por motivos argumentales este asunto de que la seguridad es un todo; y enlazarlo además con Europa, que así parece que se traga mejor la medicina.
Con todo lo anterior, más allá del dato, acabo con la reflexión que me sugiere el pasado criminal del imam de Ripoll (tráfico de drogas), la delincuencia asturiana que facilitó los explosivos a los autores del 11-M (esclarecedor libro de Manuel Jabois) y que hace unas noches la Guardia Civil detuvo a tres personas en un piso a cien metros de casa con 300 kilos de coca que guardaban en la despensa.
Resulta curioso que distingamos entre delincuencia común, aparentemente menos peligrosa, más habitual o menos llamativa, y el terrorismo fanatizado (redundancia), cuando los actores no se han enterado de la diferencia y saltan de una a otra o las combinan.
La ingente cantidad de dinero y empleados públicos que se destinan a garantizar ciertos niveles de seguridad puede reflejar la existencia de una violencia estructural, mutante en sus manifestaciones, que requiere 450.000 millones de euros públicos en la UE cada año, unos 35.000 millones en España, para mantener en el ciudadano una apariencia de estabilidad que nos lleve sin preocuparnos en exceso al trabajo y al supermercado y a la fiesta de la bicicleta el próximo domingo, para la que no estoy seguro de si habrá dado tiempo tiempo de inventar los bolardos móviles.

Sugerencias


martes, 5 de septiembre de 2017

La bestia de Vejezate

Columna de opinión publicada también en Estrella Digital.
Miedo en La Mancha.
Primera imagen del animal, que parece generar
algún tipo de actividad eléctrica (PND).
Este columnista ha tenido acceso a las primeras imágenes de la ya popularmente conocida como bestia de Vejezate, un animal desconocido hasta ahora al que se hace responsable de destrozos en cultivos y ganado en una zona situada en la confluencia de las provincias de Cuenca, Ciudad Real y Toledo.
Vecinos de los pueblos afectados -de Mota del Cuervo, Socuellamos y una pareja de Tomelloso- han organizado batidas en los últimos meses para localizar la alimaña, sin éxito.
La primera imagen de la bestia fue tomada el viernes santo, 14 de abril, en las cercanías de la laguna de Manjavacas, en una estrecha carretera que une Pedro Muñoz con Las Mesas.
La fotografía apareció en un dispositivo automático instalado por la consejería de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha en el marco del programa europeo para la recuperación del lince ibérico -Proyecto 'Life+Iberlince'-, que hasta el momento no ha conseguido ninguna imagen de ningún lince.
La imagen sigue el tópico de otros grandes misterios animales, como el monstruo del lago Ness en Escocia o los grandes simios de selvas o zonas nevadas, de los que no existe una imagen clara sino fotografías borrosas que siembran la duda y alimentan el mito.
En este caso se trata de un contraluz, la bestia aparece con un halo luminoso que no permite apreciar su figura y plantea la duda de si el animal tiene la capacidad de producir descargas eléctricas para adormecer a sus víctimas, como las rayas.
Imagen borrosa y desencuadrada de la bestia (PND).
Biólogos consultados para esta columna, que muestran cierto desprecio hacia los patos ("pones un cubo de agua y aparecen media docena", afirman) y llevan décadas por la zona investigando microorganismos únicos en el mundo que viven en las lagunas salinas de esta parte de La Mancha húmeda, aventuran que se trata de un cánido de alrededor de 10 kilogramos de peso, de pelo blanquecino, patas extremadamente cortas y una inteligencia sobresaliente, que deducen porque a diferencia del lince no hay constancia de que ningún ejemplar haya sido atropellado.
Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil -SEPRONA- han conseguido elaborar un mapa geolocalizando los ataques denunciados del perrete, que en su mayor parte han sido instalaciones de riego mordisquedas y los restos de una avutarda salvajemene despedazada, y sitúan la guarida de la bestia en las cercanía de la llamada Torre de Gazate, o Vejezate, a orillas del río Záncara.
El paraje, hoy con una quintería de grandes dimensiones, parte derruida, parte en uso, tuvo en la Edad Media una torre, bajo poder político islámico y luego cristiano, ubicada en una vía de comunicación importante. Por estos parajes pasaba en la Edad Media el camino entre Toledo y Murcia, salida al mar por Cartagena.
En un documento datado en 1237 que delimitaba las órdenes militares de Santiago y San Juan aparece el topónimo como "La Mancha de Haver Garat", la primera referencia escrita a la comarca de La Mancha.
La Guardia Civil ha decidido enviar las fotografías y cuanta información dispone de la bestia al Instituto Nacional de Ciberseguridad de España -INCIBE- por si su actividad eléctrica pudiera interferir las comunicaciones de la zona.
Simulación por ordenador del animal (PND).
Por su parte, algunos ciclistas aseguran haber oído en sus recorridos por las carreteras comarcales unos chillidos y chasquidos extraños que pudiera corresponder a un primitivo sistema de comunicación entre alimañas.
En respuesta a la inquietud creada en todos los pueblos de la comarca el pasado 16 de julio se celebró una reunión en el centro de mayores de Mota del Cuervo a la que asistieron representantes de la Asociación de Jóvenes Agricultores ASAJA, la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural AMFAR y una persona que dijo representar al Partido Castellano-Unidad Castellana, y entre los tres han ofrecido una recompensa de 45 euros a quien facilite información para localizar a la bestia de Vejezate.
Algunas dentaduras postizas de indiscutible autoridad en la zona sostienen que si los monstruos son un reflejo de los miedos de la sociedad, el perrete en cuestión es un buen síntoma de la salud económica y social de la comunidad autónoma, en comparación con los muertos vivientes que atemorizan el imaginario en sociedades más urbanas.

Paraje conocido como Vejezate, en el término municipal de Socuéllamos (Ciudad Real), 
donde se sospecha que se oculta la bestia (PND).

lunes, 28 de agosto de 2017

Intuiciones tras atentados CAT 17A

Columna de opinión publicada también en Estrella Digital.
Atentados yihadistas en Cataluña, los primeros con éxito en España desde 2004, lo que puede indicar que se ha hecho un buen trabajo antiterrorista entre las dos fechas, especialmente en cuanto al incremento de medios policiales y de inteligencia; la eficacia de las detenciones preventivas está por demostrar. Por supuesto que algo falló en estas dos fechas en concreto y algo habrá que mejorar.
Tras los atentados, consternación general que arranca automáticamente el proceso colectivo de duelo, compuesto de condenas protocolarias y sinceras, la vuelta al trabajo de los grandes contratos de la comunicación, manifestaciones, flores y velas en la acera, repaso a la repercusión internacional del caso, ejemplos individuales y numerosos de solidaridad, taxistas que no cobran (quizá los mismos que apedrean a la competencia, probablemente otros), salidas de tono que revelan la inanidad intelectual del racismo, fotos sonrientes de personas muertas, peticiones a la comunidad musulmana para que condene lo que ya condena, algún mensaje especialmente acertado en redes, perfiles de Facebook en negro, reivindicaciones de dudosa credibilidad (la de BCN es escueta y de manual, la de Cambrils incluye sucesos que no ocurrieron).
Algún medio prestigioso titula en caliente que el Estado Islámico ataca Barcelona, titular en la edición digital que no dura media hora, no es creíble, los autores de los crímenes de Barcelona y Cambrils no representan a organización o ideología alguna ni probablemente a sí mismos. 
Las declaraciones campanudas consiguen arropar al criminal con una ideología, una organización, un poder de desestabilizar el Estado que no tiene.
Ante la falta de información contrastada, se publican elucubraciones con aire de realidad, que el atentado se organizó en tales fechas en Marruecos, que la orden vino con un mensajero de Siria, que Dáesh ha elegido Cataluña como base en Europa, nada con sustancia más allá de un titular llamativo.
Escuchamos declaraciones altisonantes sobre los valores de nuestra civilización (la civilización no es nuestra ni suya, no tiene dueño).
Resulta difícil pensar que el atropello mortal de 13 personas (más otro asesinado para robarle el coche, más otro acuchillado en Cambrils) amenace el sistema democrático español, poca consideración a lo construido si se cree que se puede derrumbar por esto.
Y toca analizar atentados, autores y reacción.
En materia de comunicación pública hay diferentes modelos. Alemania calla hasta que no tiene datos ciertos, una opción. Aquí la Generalitat descartaba otros atentados antes de Cambrils. El ministro del Interior Zoido ha considerado desarticulada la célula terrorista, con varios integrantes parece que huidos, no así las autoridades policiales autonómicas.
Se destaca porque es relevante la extrema juventud de los terroristas, algunos nacidos en Marruecos pero integrados en el sistema educativo y la sociedad catalana. La prevención de la radicalización violenta sigue siendo una necesidad a la búsqueda de contenido. 
Son muchos los implicados, que además se movieron por toda Cataluña, dese el delta al Pirineo (300 kilómetros entre Ripoll y Alcanar), que salieron de BCN pese a la jaula que se ha acordado aplicar en sucesos de este tipo. Hasta este mes de agosto se creía que ya no eran posibles atentados con una docena de implicados tramando durante meses su actuación criminal.
Sobre cooperación policial, este asunto sobrepasa claramente a la policía autonómica catalana (excelente comunicación en tres idiomas), aunque la lógica dice que Guarda Civil, CNI y Policía Nacional operan también en Cataluña. Los aciertos y errores son compartidos.
La explosión previa de una casa con un centenar de bombonas de butano no encendió todas las alarmas.
Desde un punto de vista más que institucional vuelve a sorprender que el sistema de seguridad nacional no haya sido activado, porque no se quiere activar.
Se ha convocado el pacto antiterrorista, perfectamente inútil desde el punto de vista operativo, para escenificar una unidad política que nadie cuestiona, ni siquiera los ausentes o los oyentes.
Desde 2012 contamos con un consejo de seguridad nacional, "órgano al que corresponde asistir al presidente del Gobierno en la dirección de la política de Seguridad Nacional", que tiene entre sus funciones "dirigir y coordinar las actuaciones de gestión de situaciones de crisis".
El principal órgano del país en la materia reúne a casi todo el Gobierno en torno a una mesa, más al rey y al director del CNI, con un carácter principalmente protocolario, se hace una foto semestral.
Sin embargo cuenta con un comité especializado de situación, éste sí operativo, en Moncloa, del que nada se sabe en los últimos días.
La valoración de lo ocurrido en Cataluña debe ser necesariamente una consecuencia del análisis de la información.
La repercusión sobre el proceso independentista, si ha existido o no descoordinación policial y de inteligencia, si estos atentados suponen un giro estratégico, pues es pronto para saberlo.
Un atentado mortal interrumpe la vida cotidiana, vacía de gente el centro comercial de una gran ciudad, nos cuelga a todos del signo de interrogación. El paréntesis es necesariamente breve, 27 horas en este caso.
Ahora toca interpretar lo que pasó.
Los semáforos vuelven a regular el tráfico.

Sugerencias


miércoles, 16 de agosto de 2017

Gracias, adelfas

Columna de opinión publicada también en Estrella Digital.
El turismo es la gran conquista de las clases medias, del siglo XX, de las comunicaciones, de la globalización, de la chancleta y también de la cultura, porque no está descartado que el traslado geográfico de millones de cerebros tenga alguna repercusión positiva sobre su forma de pensar, puede ocurrir.
Y España es una gran potencia turística. Se nos alarma sobre la excesiva dependencia del país de un sector económico, forma en negativo de presentar una fortaleza: en el mismo sentido California es excesivamente dependiente de la alta tecnología, Londres del sistema financiero y Alemania de la industria y las exportaciones.
Hace unos años algún responsable político del ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) exigía al Estado una compensación por albergar en su término el palacio-monasterio de Felipe II y no era necesaria explicación alguna sobre tamaño disparate.
Algunas cifras: 75 millones de visitantes extranjeros ha recibido España en 2016; la participación del turismo sobre la economía se estima en el 11%; dos millones y medio de empleos directos; la repercusión en la cultura de nativos y extranjeros se desconoce, y no porque no pasemos todo el día midiendo intangibles; no interesa.
Y por supuesto todo esto tiene algunos inconvenientes: la sensación de que muchos precios tienden a ser más altos porque se fijan para ser pagados en circunstancias pocas y excepcionales; la pretensión de miles de negocios turísticos de ser rentables con cuatro meses de actividad al año; la precariedad laboral incluso por encima de la general del sistema.
Salvo excepciones, el turismo parece que va un paso por detrás de otros sectores económicos, en los que la obsesión por el número de productos (en este caso, llegada de viajeros), la obsesión por la producción se trasladó hacia el consumidor, de fabricar coches a la mano por la ventanilla del "¿Te gusta conducir?", hoy para algunos delinquir.
Otro aspecto criticable es que desconocemos la política turística de este Gobierno y de ninguno, no es un asunto de debate, de programa electoral, de propuesta política. Hay países que tienen un ministerio del Petróleo. ¿Cuánto pesa el turismo en los presupuestos generales del Estado?
Habría que tener en cuenta además que algunas de las nuevas formas de economía, incluso de la colaborativa, o su deformación, afectan al turismo, al alojamiento, al transporte de personas, a la entrega a domicilio, lo que requiere adaptación de los profesionales de la cosa y regulación por parte de las administraciones.
Torremolinos (Málaga), agosto 2017 (PND).
En todo este marco abre los telediarios -alternando con Venezuela- las ocurrencias turísticas de la sección juvenil de un partido nacionalista y antisistema (tremenda contradicción), y como las nuevas generaciones no suelen marcar la actualidad política ni en el mes de agosto sólo cabe pensar que son un nuevo pretexto para descalificar a mengano o meter miedo hacia zutano; de jugar con fuego, no por parte de quien siente la obligación de llamar la atención, sino de quien decide que el asunto merece el primer puesto de la actualidad jerarquizada.
Un representante del PP catalán ha comparado los ataques al turismo en Cataluña con la kale borroka, que el gremio hostelero catalán cifra en media docena sin especificar en seis meses.
Las críticas a los ayuntamientos de Podemos de estar hundiendo el turismo son anteriores al pinchazo en vídeo de una bicicleta municipal.
En todo este panorama hay quien dedica su existencia a agradar la vida de turistas extranjeros y nacionales sin esperar compensación alguna, que viven con lo justo, trabajan igual en agosto que en febrero.
Son las adelfas, que pueblan jardines, descampados pero sobre todo las medianas de autovías, autopistas y un tercer tipo de red que son las autopistas rescatadas por el Estado a sus propietarios privados para que no se arruinen por su deficiente gestión.
Gracias, adelfas de España, por alegrarnos nuestros desplazamientos y hacer del país un lugar agradable para visitar.

Sugerencias